Técnicas para manejar el inventario de forma óptima

Con el concepto aclarado, es hora de ilustraros con técnicas para manejar el inventario de forma óptima. El objetivo de ello es hacer que la empresa funcione mejor y que vuestro inventario sea robusto y preciso, por lo que existen varias técnicas para hacer esto posible. Si quieres conocerlas, aquí tienes las técnicas más útiles para este fin.

  1. Nivel mínimo de stock

Esta técnica sirve para garantizar un surtido de producto mínimo al cliente, de manera que siempre tendremos cuna cantidad mínima de stock en el almacén. Cuando esa cantidad mínima se vea afectada, sabremos que tenemos que pedir más producto a nuestro proveedor o fabricante. Por tanto, la idea es tener controlada esa cantidad para que cuadre el momento de reabastecimiento.

  1. FIFO

Esta técnica la realizan los supermercados o establecimientos que venden productos perecederos o con cierta caducidad. Consiste en vender primero los artículos más antiguos, dejando los nuevos para más adelante.

Aunque, si no vendes productos perecederos, también sirve porque en ciertos sectores, como la tecnología, hay desgaste u obsolescencia, por lo que interesa vender antes los productos que salieron hace meses.

  1. La regla del afecto

La regla del afecto significa tener buena relación con tus proveedores, los cuales te van a salvar de mil líos cuando tengas problemas en el almacén. Considerad a los proveedores como socios o como aquellos que hacen posible la venta de vuestro producto a los clientes. Por tanto, una fuerte relación conseguirá eliminar barreras que se den en el futuro.

  1. Elaboración de protocolos

Los protocolos pueden ser de gran ayuda cuando se produzcan situaciones graves o variaciones en el mercado que supongan un gran impacto en el funcionamiento de tu empresa. Por tanto, elaborar un protocolo de actuación para cada caso es una buena técnica para optimizar el manejo de inventario, ya que no te pillará de improviso y tendrás un plan de acción.

  1. Comprobaciones ordinarias

Hacemos referencia a las comprobaciones o al llamado, coloquialmente, “hacer inventario”. Consiste en comprobar la veracidad de la información contable que dispone la empresa acerca de su inventario. Esta comprobación se tiene que hace físicamente, comprobando, efectivamente, que la información es veraz y tenemos ese producto en stock.

  1. Delegación

No podemos controlar todo el inventario o llevar todo el control nosotros, por lo que tendremos que delegar en el personal ciertas tareas para gestionar correctamente el inventario. Cuatro ojos ven más que dos, así que es mejor que no sólo tú controles todo el funcionamiento, sino que haya algún operario encargado de hacerlo.

2018-10-01T16:53:35+00:00

Compartir es fantástico, ¡Hazlo!

Comparte esta entrada con tus amigos
close-link